Boatjump Blog

Alquila un barco al mejor precio

Boatjump

Boatjump

Destinos

RUTA POR CALA MONTJOY Y CALA JÓNCOLS

¿Que mejor que unas vacaciones navegando en barco de alquiler con la familia y amigos para desconectar del estrés y la rutina del día a día? Sin duda, este se ha convertido en uno de los planes preferidos por los amantes de la navegación y del mar. Y es que disfrutar de paisajes tan espectaculares como los que ofrece la costa Mediterránea es uno de los puntos más fuertes de navegar en barco además de la gran variedad de beneficios que ofrece el mar para las personas.

El mar Mediterráneo cuenta con una gran cantidad de zonas en las que el clima, la gastronomía y el paisaje hacen que alquilar un barco en vacaciones sea una delicia. Pero, sin temor a equivocarnos, una de las zonas más demandadas en época estival para navegar es la Costa Brava situada en la provincia de Gerona. Cuenta con un total de 214 kilómetros de litoral que va desde las comarcas catalanas del Alto Ampurdán, el Bajo Ampurdán y La Selva. La Costa Brava tiene un encanto especial debido a la gran cantidad de espacios naturales que hay en su territorio. Esto es, claramente, uno de los puntos más fuertes y que más agrada al turismo náutico. Eso sí, hay que tener en cuenta que más de un 30% de la superficie de las regiones de Gerona está protegido debido al interés natural por lo que tendremos que tener muy presentes toda la normativa vigente cuando naveguemos en barco de alquiler por esas zonas.

Si ya nos hemos decantado por pasar unas increíbles vacaciones con alquilando un barco por la Costa Brava tendremos, entre otras muchas cosas, que empezar a preparar nuestro itinerario. Visitaremos lugares impresionantes como el Parque Natural de Cabo de Creus, el Parque Natural de las Marismas del Ampurdán, la Reserva Marina de Ses Negres o las Islas Medas pero, sin duda, lo que más impresiona y agrada a los amantes del mar y la navegación es descubrir la gran cantidad de playas y calas que esconde el territorio.

Parque Natural de Cabo de Creus

El agua turquesa, limpia y libre de contaminación son el símbolo que caracteriza a las calas y playas de la Costa Brava. No tenemos duda de que todas os encantarán y os marcarán, pero desde Boatjump os queremos recomendar que visitéis, entre otras muchas, la Cala Montjoi y la Cala Joncols. Estas harán que vuestras vacaciones en el barco que alquiléis se conviertan en una experiencia irrepetible e inigualable.

Os proponemos una ruta bastante interesante para que descubráis la belleza de la Costa Brava, cuya salida se iniciaría en el turístico puerto de Roses, situado en la propia localidad. Emprenderemos dirección norte hacia la Cala Montjoi, pasando antes por lugares tan increíbles como punta Falconera, el Lladó o Cala Murta, una pequeña playa que suele ser en muchas ocasiones nudista, tranquila e íntima. Antes de llegar a nuestro destino podremos fondear nuestro barco de alquiler en Cala Rustella ya que es un lugar muy protegido por los vientos y con unas aguas tranquilas y limpísimas que hacen que sea el lugar perfecto para descansar y apreciar el paisaje.

Cala Rustella

A muy poca distancia de Cala Rustella llegareis a Cala Montjoi, situado en un punto muy turístico y admirado por su increíble naturaleza, sus playas con cantos rodados además de ser el lugar de gran renombre debido a que allí estaba situado el restaurante de Ferran Adriá denominado Bulli. Por otro lado, es un lugar idóneo para fondear vuestro barco de alquiler y poder disfrutar de todas las comodidades que ofrece la cala. Desde chiringuitos, hoteles e incluso restaurantes de gran renombre en toda la península.

Cala Montjoi

Otro de las calas que deberemos visitar en nuestra travesía en barco de alquiler por la Costa Brava antes de volver a atracar es la Cala Jóncols. Está situada más al norte que la Cala Montjoi por lo que será un plan ideal para organizar una ruta combinando ambas calas. Cala Jóncols está situado en medio del Parque Natural de Cap de Creus, uno de los lugares más espectaculares de toda la Costa Brava. Sin duda, pasar un día disfrutando del paisaje, la gastronomía, el mar y el sol de esta manera marcara la diferencia en nuestras vacaciones.

Cala Jóncols

Alquilar un velero o un catamarán en la Costa Brava es un plan inmejorable donde desconectar y disfrutar durante unos días de la tranquilidad, el relax y por supuesto del mar y la playa. La costa catalana ofrece multitud de actividades que realizar para que aburrirse no sea posible. Desde deportes náuticos, cultura e historia sin dejar de lado la gran gastronomía que caracteriza a toda la costa mediterránea. La verdad es que preparar unas vacaciones pensando en destinos tan espectaculares como estos es toda una delicia.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *